domingo, 1 de noviembre de 2020

Joaquín Miralles en la Ermita

No es fácil ver pintura en Ibi, así que intento no perderme una. Hoy se cierra la individual dedicada a Joaquín Miralles en la Ermita. Me impresiona la coherencia de este conjunto de pinturas que parecen haber sido terminadas todas ellas el mismo día. Pero más que los cuadros en sí, me impresiona el tesón de un pintor que lleva 25 años exponiendo sus obras. 




Si hubieran sido creadas en otro momento y en otro lugar podrían considerarse simbolistas (Los verdes castaños, casi azules) o fauvistas (A contraluz; En esta baranda rosa), cambiando rojo por rosa brillante y azul metálico. Sin embargo, se resisten a obviar la belleza clásica. Traen días soleados y esperanzados que chocan de lleno con el 2020. 
 
Los títulos me remiten a una cualidad de las relaciones humanas que últimamente nos ha sido arrebatada: el apego. Un hogar al que volver, que no se representa aquí con edificios donde sentirse segura, ni con personas en quien poder confiar, sino que se siente en los lugares comunes, cotidianos, del pueblo, que de alguna manera se idealizan y se congelan. Ni rastro de vida que no sea la vegetal y mineral. Espacios vacíos de gente que sin embargo destacan la importancia de la intervención humana en el paisaje a través de las barandas, los caminos, las fuentes, las esculturas y las acequias. Son espacios donde hay huellas, historia. 
 
Me viene a la cabeza ese sentimiento compartido de morriña de la gente joven que vive fuera del pueblo y regresa en días contados. O regresa para quedarse. En un momento en que el regreso y el contacto están restringidos. 

domingo, 27 de octubre de 2019

Danza, música y fotografía bordadas en "Reinterprétate"


Anoche, 26 de octubre, en el Teatro Río, fue el estreno de Reinterprétate: un sentido y sorprendente homenaje a la música, la danza y la fotografía llevado a cabo por un magnífico equipo de artistas y capitaneado por Quico Miró Reig. Una oportunidad estupenda también para acompañar a la fotógrafa y amiga María Reig Brotons y poder admirar su trabajo. 

Digo que es sentido por la evidente y sincera implicación personal y profesional del compositor, que no pudo ocultar su emocionada valoración total de la obra antes de empezar. Y sorprendente porque, aunque podría pensarse que es el pathos el que lleva el timón del barco, hay en realidad un meticuloso trabajo de producción de muy alto nivel que permite dejar fluir el directo sobre un fondo perfectamente estructurado. 

Las composiciones instrumentales para cuarteto con piano son de estilo contemporáneo, caracterizadas por una factura libre y precisa, con una cadencia de belleza clásica, regular y redonda. Los contrastes entre imágenes, que dan giros inesperados a la narración, van de la abundancia y la risa al desierto y la soledad. Además, tanto imagen como sonido aúnan felizmente diferentes temporalidades de ejecución. Hay piezas musicales que están escritas mucho antes de concebir esta obra. Algunas fotografías son de viajes anteriores a otras latitudes. Sin embargo, todo ello encaja de forma natural. Todo está regado con escenas deliciosas por las que pasear la vista y con una danza profunda, lenta, impecable. Las manos, los pies, los gestos… están retratados y tratados con gran delicadeza. Incluso me ha dado la sensación de que, a veces, lo visual es tan potente que deja mudos a los demás sentidos. Es ahí cuando encuentro mi corazón en un puño. Es cuando el blanco es tan luminoso que borra las fronteras del cuerpo. Un brazo que ha dejado de serlo y que entra a formar parte de todo lo demás. De un alrededor infinito. La representación de la solemnidad para mí ha sido otro de los puntos fuertes. La obra está sembrada de referencias a la música y el gesto popular religioso actual, a la evolución estilística de la música clásica, así como guiños a la música de banda de las fiestas patronales. 

Asistir a Reinterprétate ha sido como entrar a una catedral, en el sentido que le daba Walter Gropius de “obra de arte total”. Pero no a una catedral cualquiera, sino a una de esas que están construidas bajo un mismo estilo arquitectónico. La luz coloreada baña el espacio justo en el que los cuerpos de bailarín y bailarina desafían el directo. La sonoridad envuelve cada uno de los movimientos y de las imágenes que me hacen mirar arriba, al cielo, con la boca entreabierta. La música se mueve al ritmo de las imágenes y viceversa. Más allá de las evocadoras instantáneas y el atractivo sonido, lo verdaderamente cautivador de estas dos horas de arte en vena es la armonía absoluta entre todos los elementos que componen cada uno de los 12 microrrelatos. Estos trascienden la historia personal reflejada en la obra y el intenso proceso de trabajo técnico y dejan espacio para el deleite, las sensaciones y la inspiración. Todo un acierto y todo un lujo para Ibi que haya sido precisamente aquí su estreno.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Guía didáctica 4G# 4Lecturas desde el género

La guía didáctica 4G # 4 lecturas desde el género pretende ofrecer nuevas posibilidades de relectura del patrimonio del Museo de Bellas Artes de Castellón a través de un replanteamiento de los discursos y prácticas culturales desde perspectivas críticas de género y multiculturales. Esta propuesta quiere generar espacios de encuentro entre las instituciones y la ciudadanía a través de la reflexión, acción y creación conjunta, desde un enfoque horizontal y feminista, incentivando el aprendizaje significativo, el disfrute del arte y la participación en la propia experiencia estética.

La publicación se encuentra bajo licencia Creative Commons, que permite reproducir partes o la totalidad del contenido de esta guía siempre que se cite el original, a la autora y al Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana como patrocinador de la misma.

Podéis consultarla aquí, en versión castellana y versión valenciana.

¡Que la disfrutéis!